#c4l17: El congreso para los bibliotecarios que programan

El pasado 6 de marzo fui a la Universidad de California en Los Ángeles para asistir  a Code4Lib 2017, una conferencia que empezó como una lista de correo organizada por programadores y bibliotecarios tecnólogos y que ahora se celebra año con año desde el 2006.

Los temas de la conferencia son amplísimos. Se habló de programas para convertir MARC a Solr; soluciones en Blacklight para el descubrimiento de archivos (aka Arclight); programas de conversión de MODS/DC/MARC a BIBFRAME 2.0 (el formato de datos enlazados de la Biblioteca del Congreso) y de nuevas formas de representar esos datos enlazados para ver la diferencia entre datos de un autor y sobre un autor. También se tocó el tema de los tipos de datos que tienen las bibliotecas (como datos sobre sus usuarios, también llamados patron data y los problemas éticos que esto conlleva); e incluso hubieron discusiones sobre las formas en que las bibliotecas pueden ayudar a descentralizar la web y preservar datos en peligro (especialmente dada la política actual en Estados Unidos).

Pero fuera de los temas, que sí están increíbles, hay muchas cosas que son agradablemente particulares de esta conferencia. La primera que noté fue su frescura raramente combinada con buena organización. Para empezar, jamás había oído de un evento académico que tuviera en su plan una noche de cervezas artesanales y juegos de mesa.

Ni tampoco que considerara una reunión especial para chicas que programan para bibliotecas (#LibTechWomen Meet-Up).

O que tuviera una bienvenida tan organizada para los que nunca habíamos asistido a esta conferencia antes: abrieron un documento en Google en el que los “veteranos” proponían un lugar para ir a cenar para no más de siete personas. Yo me uní al grupo de Declan Fleming y Mike Giarlo y el resultado fue una cena muy divertida en un restaurante de Koreatown. Para ser precisos, un restaurante oaxaqueño (ya sé, una mexicana comiendo su gastronomía en otro país, pero cedí por el bien mayor: tasajo y moles para los compas del norte).

Evidentemente el plan social no lo es todo y hubieron ciertas cosas que eché de menos; por ejemplo, la falta de diversidad de los participantes (casi todos eran estadounidenses y no todos estaban interesados en crear vínculos con iniciativas fuera de su país) o la oportunidad de procesar la información que te permiten los congresos más pequeños (los talleres, por ejemplo, podrían ser mucho más provechosos como un evento aparte, al estilo de las escuelas de verano de Humanidades Digitales, como la de Leipzig). No obstante, hay esperanza de que esto cambie considerando que ya tantas cosas se han ido haciendo mejor: todas las pláticas están en línea, varios ponentes no sólo compartieron sus diapositivas sino que las hicieron accesibles de manera incluyente, las “charlas relámpago” brindaron siempre los datos de contacto de las personas que exponían para seguir la conversación después, y la conversación en el “backchannel” de tuiter estuvo muy animada.


Me fui contenta de Code4Lib y con unas ganas tremendas de alimentar la idea de que este tipo de encuentros se den en el contexto latinoamericano donde las necesidades y posibilidades, si bien mantienen vasos comunicantes, son distintas a los de la realidad del “norte” geopolítico. Pues, parafraseando a Christina Harlow, el silencio, en un lugar dedicado a la memoria, no es una opción ante la injusticia y la tecnología, por sí sola, nunca es la solución.

 

Fragmento de la conferencia de Christina Harlow: La resistencia es fértil

 

 

 


Silvia Gutiérrez

Bibliotecaria de Innovación Digital en la Biblioteca Daniel Cosío Villegas de El Colegio de México

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterLinkedIn

Silvia Gutiérrez

Bibliotecaria de Innovación Digital en la Biblioteca Daniel Cosío Villegas de El Colegio de México

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Omar López dice:

    Qué rayos es una chica que codea para bibliotecas?

    • ¡Gracias por tu lectura!, y disculpa la falta de claridad, Omar. “Codear” es un término que se usa en el argot informático como sinónimo de “programar”, pero ya lo cambié en el cuerpo del texto para evitar confusiones. En fin, que “una chica que codea para bibliotecas” es una chica que utiliza sus habilidades de programación en beneficio de la biblioteca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *