Reseña: Kawabata Yasunari, El sonido de la montaña, Trad. Amalia Sato, Buenos Aires, Emecé (Col. Lingua Franca), 2006.

Kawabata Yasunari, El sonido de la montaña, Trad. Amalia Sato, Buenos Aires, Emecé (Col. Lingua Franca), 2006, 271 pp + índice.

Por  Guillermo Quartucci.

Esta novela de Kawabata Yasunari (1899-1972) fue  publicada originalmente en 1954, cuando el estilo de este gran escritor se encontraba en su mejor momento.  El sonido de la montaña (Yama no oto) había sido publicada por primera vez en español en 1969 por Plaza & Janés (traducción de Jaime Fernández y Satur Ochoa) con el título de El clamor de la montaña, versión que, al parecer, se encuentra agotada. Sería interesante comparar ambas traducciones, una en español castizo y la que comentamos en español de Argentina, hecha por Amalia Sato, la editora de la revista de cultura Tokonoma, que se publica anualmente en Buenos Aires. Un posible tercer título de la novela sería El ruido de la montaña, quizás más acorde con ese presentimiento de la muerte que se avecina representado por una interferencia acústica, lo que en la teoría de la comunicación se denomina ruido, en los oídos del protagonista, Ogata Shingo, quizás un alter ego del propio escritor.
Ogata Shingo tiene poco más de sesenta años y es curioso cómo la novela  lo considera ya un anciano. Incluso otro personaje de poco más de cincuenta, citado en una oportunidad,  parece mostrar signos de acercarse a la edad en que empiezan a escucharse las “montañas que hablan”.  Pero Shingo no es sólo un anciano por la edad, sino también porque ha empezado a perder la memoria y, lo que más le preocupa, la sensualidad de la carne, que trata de recuperar inútilmente llevando a bailar a su joven secretaria, una muchacha atractiva de “senos pequeños”, como la presenta el narrador. En la actualidad, el promedio de vida del hombre japonés es de casi ochenta años, por lo que hablar de ancianidad a los sesenta es una prueba fehaciente de cómo se han desplazado hacia delante ciertos parámetros en la sociedad japonesa de los últimos 50 años.

Kawabata Yasunari. Imagen tomada de Wikicommons

Salvada esta peculiaridad, El sonido de la montaña constituye un magnífico estudio de un tema candente en la actualidad: la vejez, asociada a la demencia senil y el mal de Alzheimer. También ofrece una mirada desencantada sobre la familia y las relaciones humanas en general. Sin embargo, no hay que esperar por ello una obra densa y plagada de interpretaciones psicológicas que iluminen la conducta de sus personajes.  Lejos de ello, Kawabata se vale siempre de la referencia indirecta para mostrarnos lo que pasa por la cabeza y el corazón de sus criaturas: el gesto leve, una mirada, la posición de las manos, una mueca, la postura del cuerpo, el tono de la voz y, los diálogos, esos diálogos llenos de puntos suspendidos, que denotan, en lugar de connotar, que nos informan más allá del significado de las palabras, que calan hasta las profundidades del ser sin recurrir a ninguna grandilocuencia discursiva. Todo en El sonido de la montaña sucede en el marco de la más absoluta cotidianeidad, sin estridencias, sin drama ni pathos teatrales. Ninguno de los personajes es heroico: tan sólo se dejan vivir con el correlato de la naturaleza subrayando sus estados de ánimo. Una novela de la sugerencia, más en la línea de la tradición poética japonesa de la poesía minimalista y plena de implicaciones existenciales, morales y estéticas, que del psicologismo de la literatura europea del siglo XIX y parte del XX. Una novela de la mirada, pero de esa mirada que traspasa el mundo de las apariencias, para conducirnos a las profundidades del alma humana, así, de la manera más natural del mundo. También una novela ecológica, donde naturaleza y hombre dialogan, hasta el punto de que las montañas llegan a hablar, aunque sea para anunciar lo irremediable.

Ediciones en inglés, español y japonés de la obra. Ejemplares pertenecientes al acervo de la Biblioteca.

A muchos lectores de estas latitudes, acostumbrados a la narración ágil y plena de peripecias de un esquema literario prestado por el cine comercial, esta novela podrá provocarles el bostezo por la lentitud del relato y la aparente insustancialidad de lo que se narra. A esos lectores les aconsejamos que no pierdan la paciencia y hagan un esfuerzo para penetrar en el universo sutil de esta novela compleja, aunque en apariencia sencilla. La recompensa será inmensa. El goce de la lectura será redescubierto. Como en las novelas policiales, detrás de los rostros hay actitudes y conductas, enigmas indescifrables que convierten a la experiencia de estar vivos en una aventura digna de ser vivida, aún sabiendo que al final nos espera la aniquilación. Como dice la poetisa mexicana Myriam Moscona, ahí les va un kawabatazo.

 


Autores invitados

Colaboraciones de otros autores sobre asuntos relacionados con el mundo del libro y la lectura, así como temáticas de interés para la Biblioteca.

More Posts - Website

Autores invitados

Colaboraciones de otros autores sobre asuntos relacionados con el mundo del libro y la lectura, así como temáticas de interés para la Biblioteca.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *