Reseña del sitio: History of Ancient Rome

                                  Pablo Kalax Orozco Barriga*

“Aconteció en aquellos días, que se promulgó un edicto de parte de Augusto César, que todo el mundo fuese empadronado. Este primer censo se hizo siendo Cirenio gobernador de Siria. E iban todos para ser empadronados, cada uno a su ciudad.” De esta manera, el evangelio de Lucas (2:1-3) comienza el relato que desembocaría en el nacimiento de Cristo. Su lectura recuerda que el empadronamiento como práctica sistemática se remonta a tiempos vetustos: grandes civilizaciones como la china, india, egipcia, griega y romana lo acostumbraron. De hecho, el vocablo “censo” proviene de una magistratura de la Roma antigua, cuyos representantes se encargaban, entre otras funciones, del registro de los ciudadanos y sus propiedades.

Más allá de la práctica arcaica –aunque también en buena medida gracias a ella–, hoy en día se han concertado esfuerzos metódicos para conocer la demografía de aquel crisol de civilizaciones cuya capital se asentó a orillas del Tíber. Inserto en tal empeño colectivo, el sitio web History of Ancient Rome, a través de su entrada Roman Empire Population, ofrece de manera clara, coherente y sintética una panorámica general sobre esta materia, incluidos los resultados de los primeros censos durante el principado; el porcentaje de la población mundial que vivía y moría bajo el dominio de los césares; el ritmo general de crecimiento demográfico; las caídas producto de la peste, e incluso asuntos más precisos como las subdivisiones poblacionales internas: el número de legionarios, auxiliares, miembros del orden ecuestre, etcétera.

Aquél es apenas uno de los numerosos textos que History of Ancient Rome pone a disposición de los cibernautas. En efecto, el corazón del sitio estriba en una serie de artículos enciclopédicos organizados temáticamente, además de unos cuantas listas y cronologías.  Éstos varían significativamente de extensión –desde un par de párrafos breves hasta exposiciones que abarcan varias cuartillas–, si bien la mayoría coincide en la presentación de un apartado “¿Sabías que…?” con datos llamativos, lo mismo que en la carencia de aparato crítico, salvo escasas excepciones.

Por lo que toca al diseño del sitio, la atractiva combinación de textos e imágenes de la página principal (figura 1) contrasta con la relativa parquedad de los artículos, no en contenido sino en ilustraciones (figura 2). Es decir, creo que se desaprovecha el potencial visual de una época tan llamativa (restos arqueológicos, estatuas, pinturas antiguas y modernas, mapas, entre otros) al presentar artículos exiguos en imágenes o carentes de ellas.

Figura 1. Página principal

Figura 2. Artículo promedio

Asimismo, considero que el sitio maximizaría su potencial y lograría una mayor interconexión en sus contenidos si, a semejanza de enciclopedias electrónicas como Wikipedia, habilitara más enlaces en términos clave que condujeran de un artículo a otro. También convendría trasladar la función de búsqueda (Search y Search Site) a la cabecera de la página principal –de lo contrario, podría parecer ausente– y habilitar la opción de autorelleno, de modo que la exploración temática resultase más ágil y sencilla.

A este respecto, es necesario señalar que el sitio adolece de un problema organizativo: la dificultad de acceder a un panorama completo de los artículos que lo conforman. Por un lado, y de manera un tanto aleatoria, es posible llegar a índices temáticos; por el otro, y a diferencia de esta organización un tanto críptica, desde la página principal se muestran dos conjuntos de secciones (figuras 3 y 4) que no coinciden del todo entre sí ni con los índices anteriormente referidos. El primer conjunto se halla en la cabecera y combina apartados formales, como “Donaciones” y “Contacto”, con cinco de tipo temático: “Vida cotidiana”, “Economía”, “Gobierno”, “Fuerzas armadas” y “Provincias”. El segundo se sitúa más abajo y consta de nueve secciones, de las cuales tres coinciden con los apartados de la cabecera (“Economía”, “Fuerzas Armadas”, “Gobierno”); tres son sólo artículos en solitario (“Gladiadores”, “Vestimenta”, “Esclavitud), y tres despliegan entre cinco y once artículos adicionales (“Religión”, “Arquitectura”, “Medicina”).

Figura 3. Cabecera

Figura 4. Cuerpo (detalle)

En pocas palabras, no es intuitivo, pues carece de un ordenamiento particularmente lógico; de tal suerte, algunos artículos aparecen con frecuencia, mientras que otros resultan muy difíciles de localizar. Es cierto que cada uno suele incluir una sección de páginas relacionadas, lecturas recomendadas y de tablas de discusiones, pero no compensa la ausencia de un índice general anclado a la página de inicio.

Por lo demás, History of Ancient Rome no se limita a su colección de artículos, sino que ofrece elementos accesorios para el romanófilo promedio, o sea, cualquier amante de las antigüedades romanas: venta de mapas y audiolibros; foros con una gran variedad de temas para discutir, desde noticias arqueológicas hasta series televisivas como Rome y Spartacus: Blood and Sand, lo mismo que reseñas de libros académicos, obras de divulgación y novelas históricas, con sus correspondientes enlaces para comprar vía Amazon.

Sobre los autores y encargados del sitio, por desgracia no encontré directorio alguno que revelara su identidad. En cuanto a la audiencia, se indica que la gran mayoría de los visitantes son profesores y estudiantes universitarios y del nivel medio superior. Como añadidura, creo que podría agregarse otro sector, el de los ya mencionados romanófilos. Me explico: aunque el sitio web brinda información valiosa para la preparación de clases y la elaboración de trabajos escolares, también puede ser aprovechado por aquéllos cuyo interés por la historia romana es directo: el placer del conocimiento por el conocimiento mismo, en lugar de la consulta a fin de acreditar asignaturas o apoyar actividades docentes.

No obstante lo valioso de semejante empeño, que radica en presentar información variada de manera ágil, sucinta y atractiva, considero como principal imperfección del sitio una tendencia a anteponer la descripción a la explicación, así como a preponderar contenidos fascinantes pero un tanto triviales (como el número máximo de gladiadores que llegaron a pelear en un solo evento) frente a otros menos lustrosos pero sustanciales (por ejemplo, no logré encontrar artículo alguno dedicado a la peste Antonina). Dicho de otra forma, History of Ancient Rome pierde una gran oportunidad al limitarse a narraciones amenas y datos intrigantes, en vez de usar tales atractivos como un gancho por medio del cual el usuario promedio pueda (1) comenzar a transitar desde el conocimiento de narraciones y detalles hasta la comprensión de procesos y, sobre todo, (2) vincular ese pasado cronológicamente tan remoto con las épocas que lo sucedieron, la nuestra incluida.

En respuesta podría esgrimirse que inculcar un pensamiento histórico no forma parte de los propósitos del sitio, a fin de cuentas, no está dirigido a estudiantes de Historia, pero por eso mismo es que sería una gran aportación, pues se trata de una audiencia –cabe inferir– para la que la Historia se limita a un requisito escolar, o a un conjunto de relatos entretenidos, en lugar de una forma de comprender la realidad presente, esclarecer panoramas y enriquecer consciencias. Más aún, en la misma presentación de la página no sólo se expresa el objetivo de “dar a los visitantes una mirada de lo que Roma era”, sino también de abonar a un mejor entendimiento del mundo actual a través del pasado.

Ciertamente no se trata de un sitio web restringido a curiosidades y exposiciones efectistas; todo lo contrario, buena parte de los contenidos podría serle de utilidad incluso a historiadores profesionales interesados en reforzar su conocimiento sobre la Antigüedad Clásica. Sin embargo, el mismo diseño de la página favorece el predominio de lo superficial por encima de lo fundamental. En otros términos, la información con la que se podría lograr el objetivo pregonado de un mejor entendimiento del presente bien puede encontrarse en los artículos, pero expresada y distribuida de modo que el cibernauta promedio difícilmente trascenderá del conocimiento de una realidad pasada, la que –por eso mismo–, se presenta más bien como distante, ajena a las que le sucedieron.

Con todo, History of Ancient Rome es un recurso valioso para obtener un panorama general, y muchos conceptos enriquecedores, sobre aquella unidad política que alguna vez llegó a albergar –a decir del sitio web–, a más de un quinto de la población mundial.

*Pablo Kalax Orozco Barriga es licenciado y maestro en Historia por la Universidad Nacional Autónoma de México, y doctorando del Centro de Estudios Históricos de El Colegio de México

Cita este artículo como: Autores invitados, "Reseña del sitio: History of Ancient Rome" en Amontonamos las palabras: Blog de la Biblioteca de El Colegio de México, 22/05/2020, https://bdcv.hypotheses.org/3340, accedido el 15/07/2020.

Autores invitados

Colaboraciones de otros autores sobre asuntos relacionados con el mundo del libro y la lectura, así como temáticas de interés para la Biblioteca.

More Posts - Website


Autores invitados

Colaboraciones de otros autores sobre asuntos relacionados con el mundo del libro y la lectura, así como temáticas de interés para la Biblioteca.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.