Reflexiones sobre la catalogación, soliloquios de una catalogadora. Parte uno.* 

Hablar del catalogador es algo que me gusta. Dentro de la bibliotecología se nos ve como aves raras. Como diría mi recordado Reynaldo Figueroa “a veces se piensa que [el catalogador] es una especie en extinción”, pero, aunque escasos, aún no llega ese momento. Sin embargo, a pesar de la rigurosidad y los conocimientos requeridos que conlleva su práctica, la catalogación es uno de los primeros roles que desempeñan los egresados de licenciatura o los bibliotecarios de reciente ingreso a las instituciones bibliotecarias. Lo anterior implica que la catalogación es un área donde conviven personal de considerable antigüedad y aquellos más jóvenes. Considero ésta una circunstancia favorable, pues permite conjugar prácticas probadas y rigurosas con visiones novedosas y aguzadas que proponen nuevas formas para el desarrollo de las labores cotidianas, todo esto tan necesario en el contexto actual. 

 

Sin duda, la catalogación es una de las áreas,   en de la disciplina bibliotecológica, que ha enfrentado importantes cambios en tiempos recientes. Desde hace poco más de quince años, aproximadamente, comenzaron a soplar más fuerte esos vientos de cambio. pareciera que esta labor se mantuvo por décadas inamovible, con principios sólidos, cuidando celosamente prácticas ortodoxas y tradiciones que se preservaban inflexiblemente. El desarrollo teórico de la catalogación continuó evolucionando a pasos cautelosos. [Si entendí bien, aquí debería hacerse un contraste: “El desarrollo teórico iba lento, PERO los efectos de las TICs en la práctica obligaron a replantear los conceptos fundamentales” o algo así] Así, la adopción de las nuevas TICs es lo que ha motivado los importantes cambios que se adoptaron al ritmo de cada biblioteca o bibliotecario.   Sin embargo, estos cambios, además, ofrecen oportunidades, como nota Dobreski ( 2021): “El estándar de catalogación internacional Resource Description and Access (RDA)… junto con los desarrollos tecnológicos recientes, promete un mayor intercambio y reutilización de datos de catalogación descriptiva” (Dobreski, 2021).   

Sumado a lo anterior, hoy día se reconsidera la visión y experiencia del usuario como un principio guía al elaborar los metadatos requeridos, anteponiendo el interés de la comunidad frente a la norma o el estándar, así la importancia de la catalogación se entiende a través del cumplimiento de un conjunto específico de tareas del usuario, presentadas por primera vez en Functional Requirements for Bibliographic Records (FRBR) para  la descripción bibliográfica, y luego complementadas y ampliadas con Functional Requirements for Authority Data (FRAD) para datos de autoridad de nombre y  Functional Requirements for Subject Authority Data (FRSAD) pensados en los datos de autoridad de temas, e. Estas tareas ofrecen un marco general de las funciones básicas que los usuarios deberían poder realizar con los datos del catálogo moderno. Más recientemente, el modelo conceptual Library Reference Model (LRM) ha refinado estas tareas en cinco: encontrar, identificar, seleccionar, obtener y explorar. Estas adoptan la perspectiva del usuario del catálogo y ofrecen implicaciones directas sobre qué datos del catálogo deben estar disponibles: 

 LRM presenta entidades bibliográficas, atributos y relaciones, todos los cuales se justifican a través de su capacidad para respaldar estas tareas del usuario. Por ejemplo, la tarea seleccionar está respaldada por atributos como el idioma del recurso y su público objetivo. Por lo tanto, las reglas de catalogación descriptiva que implementan LRM, como RDA, deben incluir el idioma y la audiencia como elementos descriptivos. De esta manera, la catalogación descriptiva, junto con la catalogación por materias, puede verse como un impulso directo de la capacidad del catálogo para respaldar las tareas del usuario; es vital para ayudar a los usuarios a acceder, comprender e interactuar con nuestras colecciones en constante crecimiento (Dobreski, 2021, 235).  

Tenemos entonces que los datos y metadatos que creamos actualmente buscan cumplir con estas tareas, pero también servir a otros usos. Aunque LRM se centra en la perspectiva y las necesidades del usuario final del catálogo, los datos de la catalogación aún respaldan las necesidades y tareas asociadas con los bibliotecarios. Además, se espera que los metadatos que crea el catalogador  sean útiles no sólo en las bibliotecas, sino en diversas instituciones culturales y en la Web: así, Smith-Yoshimura, por ejemplo, destaca que la transición a la siguiente generación de metadatos será un proceso evolutivo, entrelazado con normas, infraestructuras y herramientas cambiantes, que proporcionarán el contexto para futuras innovaciones de datos enlazados como “menciones” asociadas a esos enlaces (Smith-Yoshimura, 2021).

Imagen de Wikicommons

 

Tradicionalmente qué ha pasado con el catalogador. 

 En 2013  la implementación oficial de RDA, en la catalogación cotidiana, por parte de la Library of Congress, significó para los departamentos de catalogación y organización de la información, una mayor presión para seguir los pasos en la adopción del nuevo código, impulsados sobre todo por la catalogación copiada(1) realizada en  las bibliotecas. Fue un cisma, sin duda. Los registros  tenían  nuevos campos y, si habíamos tenido resistencia para documentarnos sobre los cambios propuestos en la nueva norma, este fue el momento en que  no pudimos seguir escapando más. De haber escapado, habríamos enfrentado, tarde o temprano, otras tareas de adecuación necesaria para vivir dos realidades distintas, una anidada en la visión conservadora de las Reglas de Catalogación Angloamericanas, cuyas descripciones no tomaban en cuenta la visión del usuario final o del uso de esta información por otras comunidadess; y una segunda realidad con metadatos generados para su comprensión y aprovechamiento no sólo dentro de la biblioteca y por los bibliotecarios. Lo anterior,  trajo además nuevos principios como: “tome lo que ve”, adiós regla de tres, adiós al uso de siglas y abreviaturas, y otros elementos considerados de valor y de gran tradición en la descripción documental. 

Durante mucho tiempo los catalogadores hemos vivido ensimismados en nuestros catálogos, sin pensar en salir al mundo, para exponer nuestros datos allí donde se busca información, sean o no usuarios de bibliotecas. A medida que nos movemos hacia el entorno de datos enlazados, las tareas relacionadas con la catalogación, la descripción y el control de autoridades, entre otros, resultan más importantes, aunque aún deberán sofisticarse. En el control de autoridades, por ejemplo, tan necesario en este escenario de datos enlazados, ya no resulta suficiente el desambiguar homonimias, sino que será imprescindible identificar unívocamente autores, obras, entidades, lugares, acontecimientos, etcétera, ir del tradicional control de autoridades a la gestión de identidades (Morillo Calero, 2016).   

Este último concepto de gestión de identidades “consiste en la utilización de identificadores unívocos para… autores literarios, académicos, entidades, conceptos, lugares, hechos históricos, familias, etcétera(Morillo Calero, 2016). La tecnología permitirá enlazar los datos de catálogos con otros conjuntos de datos que enriquecerán su información. La idea de “datos enlazados” es una de las bases de la web semántica, que pretende que no solo los humanos seamos capaces de leer los datos e interpretarlos, sino también que las máquinas puedan con mayor certeza interpretarlos y arrojar resultados más significativos. 

Imagen de Wikicommons

 

Hasta aquí las ideas sobre el trabajo del catalogador contemporaneo y los cambios en el mismo, las transfomaciones entre la tradición y la modernidad, impulsadas por las necesidades de las comunidades actuales, por las formas de producir, compartir, accder y consultar información, entre otros factores que impactan en las labores de oganización de la información. 

En una siguiente nota compartiré las tendencias identificadas en la literatura para la organización de la información y otras reflexiones en torno a la manera en cómo el catalogador ha hecho frente a los cambios esperados, apuntando a sus fortalezas y destrezas en un entorno tan cambiante. 

 

*Esta nota retoma algunas partes del informe respecto de las tendencias en la Organización de la Información que presenté en 2022 como informe de lo realizado durante  mi licencia sabática y algunas reflexiones que prepararé en el marco del Conversatorio: Miradas conectadas del presente y hacia el futuro del catalogador resiliente, realizado durante las 54 Jornadas de la Asociación Mexicana de Bibliotecarios, A.C.,celebradas en mayo de 2023 en la ciudad de Campeche Lugar, fecha. donde fungí como moderadora y participante. 

  1. Adaptación de un registro bibliográfico preexistente (generalmente encontrado en OCLC, NUC o alguna otra base de datos bibliográfica) para que se ajuste a las características del recurso en cuestión, con modificaciones para corregir errores obvios y ajustes menores para reflejar la práctica de catalogación aceptada localmente, a partir de la catalogación original (creando un registro completamente nuevo desde cero). Sinónimo de catalogación derivada.(Reitz, 2014). 

Resulta interesante ver la definición del catalogo moderno que ofrece Babel Net

 

Imagen de Babel Net

Referencias: 

 



Citar este post
Claudia Escobar-Vallarta (2023, 6 septiembre). Reflexiones sobre la catalogación, soliloquios de una catalogadora. Parte uno.* . Amontonamos las palabras: Blog de la Biblioteca de El Colegio de México. Recuperado 4 de marzo de 2024, de https://doi.org/10.58079/lwg4

Claudia Escobar-Vallarta

Hoy Catalogadora, ayer bibliógrafa asignada al CEDUA, siempre Bibliotecaria en #BiblioColmex Biblioteca Daniel Cosío Villegas de El Colegio de México.

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterFacebookLinkedInPinterestGoogle Plus

Claudia Escobar-Vallarta

Hoy Catalogadora, ayer bibliógrafa asignada al CEDUA, siempre Bibliotecaria en #BiblioColmex Biblioteca Daniel Cosío Villegas de El Colegio de México.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search