La colección personal de Eulalio Ferrer en la Biblioteca Daniel Cosío Villegas. 

En el Blog “Amontonamos las palabras”, se han incluido notas sobre las colecciones personales que la Biblioteca Daniel Cosío Villegas ha recibido en donación a lo largo de los años. Nuestro acervo se ha beneficiado por la “generosidad de aquellos que han coleccionado obras a lo largo de su vida o de sus herederos que quieren preservarlas y hacerlas accesibles a otras personas” (Chávez, 2017). Imagino que estas personas reunieron sus libros por gusto o interés personal, y probablemente no se imaginaron que, al final de su vida, su colección seguiría beneficiando a más personas al llegar a las bibliotecas; o tal vez sí fue su intención, convertirse algún día en un mecenas de las bibliotecas. Eulalio Ferrer bien puede ser considerado un mecenas por las diferentes causas que apoyó, como el arte, la educación y las bibliotecas. 

 

Datos biográficos. 

Eulalio Ferrer Rodríguez nació en Santander, España el 26 de febrero de 1920 y murió en la Ciudad de México el 24 de marzo de 2009. Recibió la naturalización mexicana en 1949, país al que llegó a causa del exilio por la Guerra Civil española (1936-1939) (Silva, R., 2009). Se desempeñó como empresario, publicista, escritor y siempre fue considerado un mecenas de la cultura hispano-mexicana. Su primer trabajo fue como editor del primer número de la revista Mercurio, en la cual tuvo colaboraciones como escritor y coordinador (Ferrer, 1966). Como publicista, creó la empresa Publicidad Ferrer y realizó importantes campañas para empresas como la vitivinícola Casa Madero, realizó el logo para la marca Sabritas y campañas para Pepsi, General Electric, Casa Domecq entre otras (Romeu, 2015). 

 Escribió varios libros sobre publicidad, comunicación, diseño, crítica de arte, literatura y crónicas de viajes. Algunas de sus obras son clásicas en su especialidad profesional, destacando títulos como: Cartas a un joven publicista (659.1/F3856c), Información y comunicación (301.243/F3856in), Los lenguajes del color (535.6/F3851l), Publicidad y comunicación (659.111/F385p), Perlas publicitarias (659.1/F385pe), Diálogos publicitarios (M866.44/F385d), entre otros. 

Fotografía: Museo Iconográfico del Quijote. 

 

A lo largo de su vida, se le relacionó con grandes artistas, pintores, literatos e intelectuales mexicanos como Diego Rivera, Frida Kahlo, Octavio Paz, María Félix, Luis Spota, entre otros, de ahí proviene su virtud y el título de mecenas, al apoyar varios proyectos asociados al arte mexicano, patrocinando obras, exposiciones, edición de libros, películas, obras de teatro, entre otras acciones. Patrocinó a diversas instituciones educativas con becas y fondos financieros como fue el caso del Fondo Eulalio Ferrer para estudios de literatura y lingüística en El Colegio de México (Garza Cuarón, 1990), el Centro de Avanzado de Comunicación en Michoacán, apoyó de manera constante el Fondo Nacional de Becas y creó en 1985 la Fundación Cervantina de México, esta última, sirvió de punta de lanza para crear el Museo Iconográfico del Quijote en 1987 y para 1995 en conjunto con la Universidad de Guanajuato, patrocinó el Centro de Estudios Cervantinos. 

Exlibris de Eulalio Ferrer (Fotografía del autor) 

Cabe resaltar su pasión por la figura de Don Quijote, según Allen (2009), su gusto proviene de su experiencia en una cárcel de un campo de concentración en Francia, donde Ferrer quedó atrapado con un libro, la obra de Cervantes. Este episodio fue el que desencadenó su interés y fascinación por esta figura que, gracias a su mecenazgo, también nos ha legado en la colección iconográfica en Guanajuato y que lleva su nombre. Relata el propio Ferrer que desde su inicio “Don Quijote y Sancho Panza fueron llevados a su casa no en calidad de huéspedes, sino de familiares” (Ferrer, 1999). 

 Dentro de su fundación creó una colección bibliográfica especializada, conocida como “Biblioteca Cervantina Eulalio Ferrer”,  la cual  “posee una valiosa colección especializada en el ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha de Miguel de Cervantes Saavedra, que cuenta con dos mil volúmenes con traducciones a 17 idiomas distintos al español como mandarín, Árabe, quechua, tailandés, inglés, italiano, japonés, holandés, euskera, esloveno, latín, griego, esperanto, hindi, checo, portugués y francés. El 60 por ciento del acervo fue donado por don Eulalio Ferrer, mientras que el resto se compone de donaciones y adquisiciones. El acervo completo de la biblioteca se divide en dos líneas: el fondo antiguo, que alberga obras desde el siglo XVIII hasta 1905; y el fondo moderno, obras a partir de 1906.” (Fundación Cervantina, 2023). 

 A la par, desarrolló una colección personal sobre diversos temas, que se analizará a detalle más adelante. Su amor por los libros lo define en su obra “Páginas del exilio” describiendo los detalles de su colección, los estantes, la sala donde se encontraba ubicada y algunas de sus obras destacadas:  

Mi biblioteca es un sueño cumplido, no tanto por el número de sus libros, sino porque se ha llenado de intimidades, de eso que se llama vivencias. En ella están los primeros que adquirí en México, muchos a plazos, y los que pudimos rescatar de la pequeña biblioteca de mi padre en Santander, gracias a su hermano Federico. También están dedicadas las obras de algunos autores que alguna vez me parecieron inaccesibles por las distancias gloriosas de la fama. Mi gozo se extiende por el equilibrio temático y la clasificación, ahora ordenada, de los libros; además de los rincones y desniveles intencionalmente buscados para romper la monotonía y acrecentar el estímulo visual del espacio y su alba espiritual (1999, p. 311) 

 

El acervo donado a la Biblioteca Daniel Cosío Villegas 

La colección personal de Eulalio Ferrer, conformada por 9,709, se recibió en la BDCV al inicio de 2010, y en el primer semestre se procesó para evaluarla por parte del grupo de bibliógrafos según las políticas y procedimientos comentadas en otras publicaciones del blog (véase: “La donación de colecciones personales”. Algunos aspectos importantes a considerar al momento de seleccionar los materiales donados que están en dichas políticas son: a) no integrar materiales fotocopiados, b) ingresar obras de relevancia temática para nuestros lectores, c) integrar libros que ya tenemos en el acervo, pero que usan los usuarios o pueden sustituir a los en mal estado, entre otros.  

 En una conversación informal, mis colegas Micaela Chávez y Víctor Cid, me comentaron que este último, fue asignado a visitar la casa donde vivió don Eulalio Ferrer para evaluar el estado de conservación de la colección. Víctor señaló que era una colección muy buena y que se distinguía por tener muchos materiales encuadernados, por lo que, al recibirla en la BDCV, se consideró un criterio de permanencia. Sobre los segundos ejemplares, se dio la indicación que estos podrían servir para sustituir los títulos que estaban en mal estado y así, conservar los de Ferrer. 

Encuadernación de las obras de don Eulalio Ferrer (Fotografía del autor) 

Estos no fueron los únicos criterios para mantener e integrar títulos y volúmenes al acervo. Los temas contenidos de los libros estaban enfocados en ciencias sociales y humanidades, de manera que fueron pertinentes para su ingreso, acorde a los criterios, políticas y necesidades de nuestros usuarios. Resaltan los libros de arte, catálogos de exposiciones, libros sobre periodismo, publicidad, historia de México, historia de España, novelas y poesía, guías turísticas, fotoperiodismo, filosofía, y política, principalmente. Si bien, algunos de los temas mencionados no se estudian en El Colegio, es importante incluirlos porque abarcan disciplinas de las ciencias sociales y las humanidades, o algunos de ellos no se encuentran disponibles en los acervos de otras bibliotecas, por lo que es necesario que se integren para su preservación y para atender las necesidades de nuestros usuarios externos. 

 A manera de cierre 

La colección de Eulalio Ferrer tiene una presencia implícita que circula en nuestro acervo. En 2010, al revisar los materiales donados para evaluarse e integrarse al acervo, pude identificar los intereses y gustos del autor a través de su colección con contenidos, obras dedicadas y, en cada título, comprender los intereses personales, más allá de temas profesionales, lo que le gustaba leer y coleccionar. Asimismo, es necesario destacar que muchas de sus libros tenían dedicatorias de los autores, lo que les imprime un mayor valor y como lectores, nos permite encontrarnos con esas personalidades que integraron su círculo social Su integración a la BDCV fue una gran contribución a nuestra biblioteca, y su mecenazgo ha trascendido. Fernando Benítez en el prólogo a Páginas en el exilio menciona: “Este es el hombre ejemplar que tanto hizo, hace y hará en beneficio de las culturas mexicanas y españolas. Este es el gran mexicano: Eulalio Ferrer” (1999, p. 22) 

 

REFERENCIAS 

 Allen, John J. (2009). Eulalio Ferrer Rodríguez 1920-2009. En:  Cervantes: Bulletin of the Cervantes Society of America, vol. 29, no. 2 

 

Chávez Villa, M, Rubalcava Burgoa, E. (2017). La donación de colecciones personales: elemento invaluable en el desarrollo de colecciones. En: Amontonamos las palabras: blog de la Biblioteca de El Colegio de México. México : Biblioteca Daniel Cosío Villegas 

 

Enciclopedia Universal Ilustrada.(1991)  Madrid : Espasa-Calpe 

 

Ferrer Rodríguez, E. (1999). Páginas en el exilio. México : Aguilar 

 

Garza Cuarón, B. (1990). Fondo Eulalio Ferrer. En: Boletín editorial de El Colegio de México. no. 30 

 

Fundación Cervantina (2023). URL: https://www.fundacioncervantina.org/ 



Citar este post
Tomás Bocanegra Esqueda (2024, 30 abril). La colección personal de Eulalio Ferrer en la Biblioteca Daniel Cosío Villegas. . Amontonamos las palabras: Blog de la Biblioteca de El Colegio de México. Recuperado 12 de junio de 2024, de https://doi.org/10.58079/10shy

Tomás Bocanegra Esqueda

Bibliógrafo asignado al Centro de Estudios Económicos en la Biblioteca Daniel Cosío Villegas de El Colegio de México.

More Posts

Follow Me:
TwitterFacebook

Tomás Bocanegra Esqueda

Bibliógrafo asignado al Centro de Estudios Económicos en la Biblioteca Daniel Cosío Villegas de El Colegio de México.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search