Bibliotecas y el Congreso de Humanidades Digitales, un “affair” para recordar

Esta entrada pretendía ser una probadita de lo que “es” el Congreso (Internacional) de Humanidades Digitales 2017 (DH2017). Sin embargo, considerando que es un Congreso con nueve sesiones paralelas, ésta será más bien una ventana a lo que “es” este congreso para alguien que trabaja en (y ama a) la Biblioteca.

No es un punto de vista extraordinario. La intersección de las Humanidades Digitales (HD) con el trabajo de las Bibliotecas no es un mero interés personal, sino una diada de “tradición”. En 2012 esta tradición se cristalizó en la creación de DH+Lib, una revista para la difusión de trabajos de las Digital Humanities (DH) con las Libraries (Lib). Sin embargo, como hace notar Scott Weingart en su análisis de los metadatos de las presentaciones de esta conferencia, este año (2017) ha sido excepcional en la historia de la relación HD+Bib, pues un tema “nuevo” se asomó en su horizonte: Library and Information Science (Biblioteca y Ciencias de la Información).

En ediciones anteriores ya habían aparecido temas relacionados con el  mundo de las Bibliotecas: “archivos”, “metadatos”, “digitalización” y las iniciativas de las Galeries, Archives, Libraries and Museums o GLAM (abreviatura en inglés de estos proyectos de galerías, bibliotecas, archivos y museos); no obstante, es notable que este año no sólo aparezcan como un tema en sí mismo, sino que, además, estén en la tercera posición, justo después de estudios literarios (que tradicionalmente están en la primera posición) y ciencias de la computación (que este año tuvo también una aparición insólita).

Pero más interesante que la tendencia, son los ejemplos concretos y emocionantes de lo que puede suceder cuando las humanidades digitales son nutridas por la tradición de las bibliotecas y visceversa. De los proyectos presentados en el DH2017 lo que más me impactó fue la sensación de un clima intelectual o Zeitgeist (literalmente, el espíritu (Geist) del tiempo (Zeit) en alemán); o bien de las así llamadas invenciones simultáneas. Pues pareciera que de pronto todos estuviéramos pensando bajo la línea de la misma idea: nuestras colecciones son fuentes ricas de datos, que pueden volverse más accesibles y más enriquecidas con la ayuda de la tecnología.

Esta línea del pensamiento tuvo su epicentro en el taller “Shaping Humanities Data: Use, Reuse, and Paths Toward Computationally Amenable Cultural Heritage Collections”, pues en este espacio convergió la idea de varias instituciones y académicos acerca de una necesidad de volver nuestras colecciones interoperables, sustentables, adaptables y útiles, pues las instituciones GLAM tenemos una tradición importante de organización del conocimiento que, en esta era de diluvio informacional, es un arca que no ha sido optimizada. Los problemas son muchos: falta de unificación de identificadores únicos, infraestructura, entrenamiento, entre otros. Sin embargo, da esperanza encontrar a tantos colegas que están trabajando en lo mismo pues podríamos empezar a sumar iniciativas. Como diría Alfonso Reyes: todo lo sabemos entre todos.

Entre las propuestas presentadas, que pueden servir de guía, está el proyecto IMLS Digital Collections and Content (IMLS DCC) que busca crear una infraestructura nacional en Estados Unidos para las colecciones digitales. Uno de los propósitos de estas infraestructuras es brindar mejor acceso. Para este propósito varias Bibliotecas están convirtiendo sus colecciones digitales en colecciones de metadatos y objetos digitales susceptibles a la investigación de información masiva (con técnicas como modelado de tópicos, estilometría, visualización de textos, etc.). Por ejemplo, la Universidad de McGill, anfitriona de este congreso, ha hecho accesible las más de 38,000 tesis de su archivo (1881 – 2016) y sus metadatos. Y la British Library ha puesto a disposición el texto completo de 693 volúmenes (impresos entre 1510 – 1699) derivados del OCR y enriquecidos con ALTO XML (un estándar para la descripción de la disposición física del texto) que sirve para mostrar la transcripción alineada junto con el texto digitalizado y que ahora está siendo usada para identificar imágenes a partir del texto que está cerca de ellas (presentado por Jack Hessel y David Mimmo de la Universidad de Cornell).

Otra propuesta interesantísima, es la de el enriquecimiento del formato MARC con las anotaciones de un grupo especializado que estudió la Colección de ficción británica (1660-1830) de la Universidad de Pensilvania (presentado por Lindsay Van Tine y Nabil Kashyap de la UPenn):

Otra estrella del congreso fueron las múltiples iniciativas para facilitar el acceso a las colecciones. Probablemente una de las más experimentales es el proyecto del Speculative Wonderverse, que busca dar acceso a las 72 antologías de ciencia ficción de William Robert (Bob) Gibson a partir de mandalas que contienen los temas de estos relatos y una línea del tiempo que contiene las fechas de publicación de los mismos.

Otra iniciativa innovadora es la del descubrimiento de colecciones basado en mapas del Instituto para el Estudio del Mundo Antiguo:

Por último, fue una muy grata sorpresa ver el trabajo de Benjamin Schmidt, quien ahora trabaja en Hathi Trust, y ha hecho varios desarrollos para la tremenda colección que guardan. Por ejemplo, una aplicación gráfica de los años y la frecuencia con la que aparecen ciertas palabras en el corpus de Hathi:

 

O bien, unas nubes de puntos con todos los objetos digitales en esta plataforma, agrupados por idioma y por “similitud” algorítmica. Es decir, un punto cercano a otro representan textos cuyas palabras son similares y los colores representan el idioma del texto (la mancha azul son los textos en inglés)

En este contexto fue un honor presentar las visualizaciones interactivas que estamos haciendo en la Biblioteca Daniel Cosío Villegas, por un lado para tener una idea de la distribución de disciplinas en nuestra colección hicimos el siguiente gráfico interactivo el cual, en una primera aproximación, nos permitió observar que, por ejemplo, en nuestra colección abundan títulos sobre ciencias sociales (300’s en Dewey), y dentro de estos abundan los de economía (330) y más específicamente los de producción (338).

Y sobre todo, tuvimos la oportunidad de compartir un experimento que fue ideado conjuntamente entre la directora de nuestra biblioteca, Micaela Chávez, un científico de datos de CONABIO, Julián Equihua y yo. Este experimento consistió en indagar con un método propio del minado de datos (reglas de asociación) cuáles eran los temas que tenían una frecuencia tan significativamente fuerte que implicaban a otros temas, considerando que estas relaciones siguen la lógica propia de los encabezamientos de la LCSH. Entonces, si bien, “Crítica e interpretación“, se usa sólo en relación con “personas activas en las bellas artes, literatura, música y teatro”, descubrimos que los libros en nuestro catálogo con ese tema, implican a Sor Juana Inés de la Cruz, Octavio Paz y Jorge Luis Borges o bien, que los libros sobre “Estados Unidos” casi siempre implican los periodos histórico del presidente Reagan, el de la Guerra Fría, y el de la Segunda Guerra Mundial. Estas relaciones las graficamos en una red interactiva para que puedan ser exploradas:

Sin embargo, cabe notar que la presencia de América Latina aún no se deja sentir con toda su fuerza en este congreso. En una sesión muy concurrida de HD y Bibliotecas en la que fungí como moderadora, interpelé a la audiencia para saber si había personas que no fueran de Europa o Estados Unidos, la respuesta fue un silencio rotundo (excepto por la mano levantada de Alberto Martínez, pero no lo cuento porque es mi colega). Esto no quiere decir que no hay proyectos, sino que aún no tomamos estos foros para presentarlos y (aquí viene el gancho) en parte quería escribir esta entrada para invitarlos, colegas de México y América Latina, porque el próximo congreso de Humanidades Digitales (DH2018) será por primera vez en este “Sur”, en la Ciudad de México y queremos que el aplastante anglocentrismo de este tipo de encuentros, se vea enriquecido por la diversidad e ingenio de los proyectos de nuestro hemisferio.


Silvia Gutiérrez

Bibliotecaria de Innovación Digital en la Biblioteca Daniel Cosío Villegas de El Colegio de México

More Posts - Website

Follow Me:
TwitterLinkedIn

Silvia Gutiérrez

Bibliotecaria de Innovación Digital en la Biblioteca Daniel Cosío Villegas de El Colegio de México

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *